Amado Dios, que emocionante es saber que somos especiales para Ti, que desde antes de darnos la vida, ya nos habías escogido, desde antes de que naciéramos, ya nos habías apartado, Tu mismo nos formaste y nos habías consagrado como Tuyos.

Gracias, Señor, porque sabemos que cumpliras Tu propósito en cada uno de nosotros; Señor Tu amor es eterno y Tu misericordia es para siempre, te rogamos Señor, no dejes incompleto lo que has prometido para nuestra vida.

Rogamos a Tu Espíritu Santo, que guíe nuestros pasos, que no permita que nada nos distraiga y nos desviemos, que siempre podamos vivir para Cristo y que mantenga la mirada puesta sólo en Él y Su propósito Divino.

Gracias Padre, porque Tu nos creaste y solo Tú tienes poder para salvarnos, por tanto no temeremos; vivir para Ti, es tener vida, es tener la certeza de que somos Tus escogidos, Tu Espíritu está está sobre nosotros y bendecirás a cada uno de los miembros de nuestra familia para que también estén contigo toda una eternidad.

Den gracias a Dios siempre, porque eso es lo que Él quiere para ustedes en Jesucristo. (1 Tesalonicenses 5:18).  Gracias Padre porque nos das sabiduría y conocimiento de Tu palabra y además nos guías por senderos que nos conducen a Tí.

Señor Dios Todopoderoso, que eres y que eras, te damos gracias porque has asumido tu gran poder y has comenzado a reinar. (Apocalipsis 11:17). Tú siempre eres el mismo, nunca cambias. Te pedimos perdón porque todas aquellas veces que no hemos creído en Tu promesa de amor, las veces que hemos pensado que no hay un propósito para vivir.

Hoy Señor, reconocemos Tu grandeza y ese gran amor que nos tienes, nos abandonamos en Tí y buscamos refugio solo en Tu palabra, enséñanos Señor a llevar contigo una relación de gracia y fe absoluta solo en Ti, confiando siempre en Tu bondad y en Tu infinita misericordia.

Te damos gracias, oh Dios, te damos gracias e invocamos tu nombre; ¡todos hablan de tus obras portentosas! (Salmo 75:1). 

¡Pero gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! (1 Corintios 15:57).

Señor Jesús,  gracias por este día que inicia con la esperanza de un mañana mejor, porque sabemos que caminas con nosotros, que veremos cumplido Tu propósito en cada uno de nosotros, pedimos a Tu Espíritu Santo que sea el conductor de nuestras vidas, que sea esa fuente de luz, para recibir de Tu gracia, para no dudar y caminar en pos de Ti.

Que Tu Santo Espíritu nos acompañe en este nuevo día y que veamos Tu favor en medio de nosotros. Amén y amén.